diumenge, 20 d’agost de 2017

FRAGMENT

"El mundo de YouTube funciona como una paradoja digna del mejor Warhol: miras sin pestañear algo y luego piensas lo absurdo que era y el tiempo que has perdido viéndolo. Es lo fascinante de las imágenes que se amontonan, se solapan, se contradicen y se anulan en Internet, Instagram, Snapchat y las redes sociales en general: no hay jerarquías. Ese es su peor defecto y su mayor seducción. Cualquiera de nosotros puede ser héroe por un día -lo predijo Bowie-.

La abundancia de imágenes sin aparente jerarquía es el signo de estos tiempos que han explotado el uso de lo visual hasta el paroxismo, llevando el fenómeno a límites impensados, convirtiendo el mundo completo en una sucesión imparable de imágenes que nos sacuden a media noche, en el cine, en el avión, en el tanatorio llorando a un ser querido, en la mesa de operaciones si la anestesia es epidural.

Son, además, unas imágenes que exigen urgencia, igual que las redes sociales: dentro de un minuto ya es tarde. Se diría que vivimos en una realidad gobernada por la tiranía de las imágenes: si no están se buscan o se crean. Es un pozo sin fondo que ha transformado las antiguas reglas del juego y no sólo por la infinitud e inmediatez de esas imágenes, sino también porque exasperan las propias reglas del poder, desde la modernidad instaladas en torno las imágenes."
"Instagrameables" o el asalto de las imágenes. Estrella de Diego.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada